Cuatro familias de acogida nos cuentan sus experiencias

Cristina Vidal y David Romero: ‘Muchísima gente nos dice que estamos locos pero se queda uno con la satisfacción de estar ayudando y todo positivo’. ‘La verdad es que estamos encantados’.

Margarita Pérez y Juan Manuel Campos: Queremos animar a las familias y decirles que ‘tener un miembro más que viene de fuera es muy positivo y enriquecedor’. ‘Nuestro hijo ha pasado de ser una persona que se estaba adaptando, a ser uno más en la familia’. Lo más bonito de todo y los más gratificante es poder darle un hogar, una familia a un niño, que es lo que más desea: que le quieran y ser querido, querer él también.

Teresa González y Juan Pera:‘Lo mejor que me ha pasado en la vida, porque ha llenado la casa de una inyección de vida, de alegría…y ha supuesto un cambio. Antes éramos una familia unida, pero es que ahora somos mucho más’. ¿El momento del adiós? ‘La verdad es que duele bastante, pero sabemos que es así, que aunque nos cuesta y nos duele bastante pero es bien para él’.

María Yolanda Pacual y Manuel Gutiérrez: ‘Creemos que todo niño y niña tiene derecho a estar en una familia, que se le abrace, que se le pregunte cómo ha sido el día, se le acompañe a un colegio…, y hay muchos niños en Andalucía que no tienen esa oportunidad’.